GALEGO CASTELLANO

La Delegación de la Xunta en Madrid/Casa de Galicia acogió esta tarde la presentación del libro Sueño de Infancia de Moncho Rouco publicado ahora en castellano por Turpin Editores

La obra original, editada por Xerais el pasado año, nació en gallego, para contar a los hijos del autor cómo eran las cosas en la década de los sesenta y setenta
Madrid, 12 de junio de 2018

La Delegación de la Xunta en Madrid/Casa de Galicia acogió esta tarde la presentación del libro "Sueño de infancia", de Moncho Rouco publicada ahora en castellano por Turpin editores y que el pasado año lo hiciera Xerais en gallego. La novela, a medio camino entre el recuerdo pausado de los libros de memorias y el vibrante ritmo de los relatos de aventuras nació para contar a los hijos del autor cómo eran las andanzas de un niño que vivió en la Galicia de los años sesenta y setenta, en un tiempo en el que se anunciaba la entrada en una era de cambios tecnológicos, sociales y políticos, cuando lo rural ya iba cediendo paso al progresivo y rápido acomodo de la vida urbana.

El coordinador de Actividades de la Casa de Galicia, Ramón Jiménez fue el encargado de presentar el acto, -en nombre del delegado de la Xunta en Madrid y director de la Casa, José Ramón Ónega-, en el que intervinieron, además del autor Moncho Rouco, el Dr. y profesor de Geografía e Historia Ricardo Santos y el editor José Manuel Martín.

Jiménez recordó en sus palabras que el autor es natural de Ponteceso, en A Costa da Morte, y que a los siete años se mudó a Coruña con su familia. El libro es precisamente el relato de la infancia en la nueva residencia. Tras haber vivido en otros muchos lugares de la península, Moncho Rouco recaló en Tenerife, donde reside desde hace treinta años. Es Arquitecto Técnico, constructor, articulista en medios de comunicación y ahora, también escritor.

José Manuel Martín explicó que se animó a publicar este libro porque cuando lo leyó "fue como volver a mi propia infancia. Los mismos juegos, que eran gratis, también en la calle, en plena libertad, sin dinero pero con toda la imaginación del mundo. Yo también soy de la generación del Colacao, el TBO, el Capitán Trueno... y Bonanza en la única televisión".

El profesor Ricardo E. Santos señaló algunos datos biográficos de Rouco como el hecho de ser "hijo de Guardia Civil y de una madre única, volcán con formas de mujer y voluntad de hierro, administradora y gerente de su propia tienda de ultramarinos". La novela ofrece "las vivencias y recuerdos entrañables de la infancia" de los 7 a los 14 años con "un gran toque de humor, ternura y la tenue adolescencia vivida en una casa cuartel". Añadió que aporta "una interesante narrativa literaria con una mirada y memoria histórica destacada entre la frontera de la niñez de aquellos tiempos difíciles marcados por los juegos de la calle y la tecnología de la edad adulta, de emociones propias de una historia vital de un pequeño niño tímido, y enfermizo". También refleja lo rural y lo urbano que estaban distanciados por años de retraso.

Por su parte el autor, Moncho Rouco, que se declara "soñador a tiempo completo", en palabras de su admirado Lennon, explicó que el libro nació para trasladar "unas vivencias y un tiempo" a sus hijos ya mayores. "Era una obligación que tenía con ellos y conmigo mismo". Empezó poco a poco y "el texto fue tomando cuerpo de relato novelado y de ahí hasta el final solo resta el transcurrir de los años de aquel niño que vino da Costa da Morte a los arrabales de una Coruña de principios de los años 60". Pese a lo que pudiera parecer, no se trata de una novela infantil ni juvenil, aunque es apta para todos los públicos. "Camina por el filo de la pubertad y la juventud incipientes y es una novela que al uso de aquellos tiempos de la televisión en blanco y negro, carece de rombos, aquellos rombos que enviaban a la muchachada a la cama…".

Actualmente Moncho Rouco ha cambiado radicalmente de género literario y está inmerso en una novela de corte ecologista entre "espacios tiempos y universos paralelos", del que ya tiene el título Rodas y aclara que es el nombre de la playa más bonita del mundo. "Es un relato que, sin falsas pretensiones, quisiera alertar conciencias de sostenibilidad".

Departamento: Prensa

Compártelo:

Facebook Twitter

Imágenes