GALEGO CASTELLANO

La empresa viguesa Pinturas Proa celebra su 75 aniversario con un acto conmemorativo en la Casa de Galicia en Madrid

En el que repasó su historia y presentó algunas de sus últimas innovaciones
Madrid, 9 de junio de 2016.

La empresa viguesa Pinturas Proa celebró hoy en la Delegación de la Xunta de Galicia en Madrid-Casa de Galicia un acto conmemorativo de su 75 aniversario, recordando su trayectoria a lo largo de tan amplio recorrido y presentando algunas de sus últimas innovaciones, que se exhibieron en las instalaciones de la Casa. Intervinieron en el acto el delegado de la Xunta de Galicia en Madrid y director de la Casa de Galicia, José Ramón Ónega, y Juan Manuel López-Valcárcel, miembro del Consejo de Administración de Pinturas Proa, que estuvo acompañado por el también miembro del Consejo de la firma Guillermo Rodríguez-Puime, el adjunto al director gerente de la misma, Iván Casanova, y el delegado comercial en Madrid, Alberto Jiménez.

Ónega dió la bienvenida a los directivos de la firma y a sus invitados al acto y ensalzó el recorrido histórico de esta importante empresa gallega a la que se refirió como prueba del empeño y buen hacer empresarial de los gallegos, recordando que empezó como una pequeña empresa familiar de la mano del emprendedor Justo López Valcárcel, abuelo y bisabuelo de los actuales directivos, y ha ido ocupando cotas de mercado con las sucesivas generaciones.

Precisamente a su abuelo Justo López Valcárcel, fundador de empresa, se remontó López-Valcárcel en su intervención. "Era un gran emprendedor", mantuvo, recordando algunas de sus iniciativas, como la importación de mercancías desde Alemania, la creación de una fábrica de conservas de pescado en Vigo y, posteriormente, buscando aplicaciones al aceite de pescado, "se planteó fabricar barnices" y "ya en el año 1940 estaba en marcha la construcción de nuestra primera fábrica en Vigo".

"Sus hijos Juan Manuel y Jaime López-Valcárcel, siguiendo la tradición empresarial familiar pusieron en marcha Proa, en el año 1941 y la impulsaron con mucho acierto durante más de 60 años. Inicialmente, en Inglaterra se adquirieron las fórmulas de patentes de buques que usaba el almirantazgo inglés, de ahí el nombre de nuestra sociedad, aunque ya desde entonces nos dedicamos a las pinturas, esmaltes y barnices para la construcción y la industria", explicó.

Después llegaron los nuevos polímeros, las pinturas plásticas en emulsión, los productos metalgráficos para tubos y hojalatas –"que es hoy otra actividad motora de Proa"-, la delegación en Madrid en 1965, las imprimaciones anticorrosivas, obras emblemáticas, y la suministración, desde 1967, de imprimaciones y ceras al grupo Citröen, hoy PSA, "que ha sido nuestro auténtico motor organizativo", reconoció López-Valcárcel.

En el año 2011 la firma modernizó su fábrica y en la actualidad "podemos decir con orgullo que tenemos un portafolio de productos muy diversificado con soluciones muy avanzadas", indicó López-Valcárcel, invitando a los presentes a conocer algunos ejemplos. También declaró que después de estos 75 años quieren darle un nuevo impulso a la empresa "apoyando la expansión de nuestra red comercial" y que su principal activo "es nuestro equipo humano, de 80 personas de gran profesionalidad y experiencia, que es una de nuestras fortalezas". Además, tuvo palabras de reconocimiento para el equipo directivo que le acompañó y para el director gerente, Antonio Vázquez, que no pudo asistir al acto.

Departamento: Prensa

Compártelo:

Facebook Twitter

Imágenes